Turismo

Zacahuil, ritual y ofrenda para los difuntos

PACHUCA, Hgo., 30/octubre2017.- En la Huasteca y Sierra Hidalguense preparan el tamal más grande de México: el zacahuil

Es degustado en todo tipo de celebraciones: bautizos, carnavales, pero sobre todo en el tradicional Xantolo, la fiesta de los muertos

El tamal de tamales es ritual y ofrenda para los difuntos.

De pasado prehispánico, solía prepararse relleno de jabalí, venado, faisán, cordorniz, armadillo y víbora

Cuenta la leyenda que el primer zacahuil se hizo con la carne de un líder mexica llamado Huehutli que sometió a los huastecos y causó infinidad de atrocidades.

Las mujeres comieron de este tamal, sobre todo las que habían sido ultrajadas por él, como medio para recuperar la honra.

Puede llegar a medir tres metros y pesar hasta 50 kilos, según la festividad.

Los preparan con masa de maíz martajada, manteca de cerdo, chiles molidos, carne de cerdo cruda, especies y sal.

Lo envuelven en hojas de plátano hasta dar la forma de un tamal, amarrado con alambre o mecate grueso.

Es cocido en horno de leña por 10 horas, sellado a los lados.

Se sirve acompañado con chiles jalapeños, filetes de cebolla y rebanadas de zanahorias.

La palabra tamal proviene del náhuatl “tamalli”, significa “envuelto”.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close