SoftTech

Tu cel para nada es ‘green friendly’

De por sí, la fabricación y utilización de celulares ya supone un daño ambiental que va desde los materiales que utiliza, hasta el consumo de energía que utiliza, la constante demanda de estos dispositivos afecta de manera importante al planeta, lo que hace que sean nada ‘green friendly’.

Un análisis que realizó un investigador de la Universidad de McMaster, Canadá, asegura que la práctica de los usuarios de cambiar constantemente de celular, más allá de cumplir con una necesidad, minimiza los esfuerzos para reducir emisiones de gases de efecto invernadero.

Huella de carbono

Así como afirmaron que el sector de tecnología de la información y las comunicaciones a nivel mundial, incluidos los dispositivos de consumo, se encuentra en medio de una rápida explosión de su huella de carbono.

Si bien todo el sector representó sólo del 1 al 1.6% de las emisiones globales de carbono en 2007, para el 2040, representará el 14% de las emisiones, según los investigadores. Eso equivale a la mitad de las emisiones del sector del transporte.

Los centros de datos y las redes de comunicaciones serán los que más contribuyan a la huella de carbono de la tecnología, pero los celulares inteligentes serán los más dañinos de todos los dispositivos de comunicaciones, predicen.

Aunque cabe mencionar que usar un teléfono inteligente no es particularmente intensivo en carbono; más bien, la extracción de metales raros utilizados en los teléfonos inteligentes y el proceso de fabricación son los culpables.

A lo largo de la vida útil de un teléfono, el 85% de las emisiones de carbono que causa se producirá antes de que el consumidor compre el producto.

Un engaño mercadológico


Es por eso que el hábito de comprar un nuevo celular inteligente cada dos años, un hábito creado por los proveedores de telecomunicaciones y sus contratos de dos años que vienen con teléfonos subsidiados, es tan perjudicial para el medio ambiente.

Aunque las tabletas son una tecnología muy similar a la de los teléfonos inteligentes, los investigadores de McMaster encontraron que las tabletas tienen una vida útil de siete años, en comparación con solo 1.8 años para los teléfonos inteligentes.

Belkhir dice que la vida de los teléfonos inteligentes debería extenderse a cuatro años o más, aunque en el documento concede que la idea “podría enfrentar una fuerte resistencia de los fabricantes de teléfonos para quienes la obsolescencia acelerada de sus teléfonos celulares es fundamental para su modelo de negocio”.

También es importante que “la gente necesita asegurarse de que su teléfono sea reciclado, que no lo tiren”, dijo Belkhir.

Esos teléfonos contienen cantidades significativas de metales preciosos (incluidos unos 0.03 gramos de oro, o 10 veces más que en computadoras de escritorio o portátiles) y reciclar este material significaría una extracción de minerales raros menos dañinos para el medio ambiente.

La industria debería apuntar a la “fabricación cíclica”, donde todos los elementos de un teléfono inteligente se recuperan y reutilizan con éxito en nuevos teléfonos, dijo Belkhir.

“Esto ahorraría mucho dinero para los fabricantes y tendría un impacto ambiental significativo”, dijo.

-Huffingtonpost-

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Cerrar