GlobalHidalgo

¡Achis, Achis los Mariachis! México acusa a Carolina Herrera de apropiación cultural

Las prendas en cuestión corresponden a la colección Resort 2020, una línea inspiradas en bordados oaxaqueños e Hidalguenses, entre otros

La diseñadora Carlona Herrera y el director creativo de la firma Wes Gordon, están siendo acusados por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador por apropiación cultural.

La nueva colección de la Marca Carolina Herrera denominadas “Resort 2020” está inspirada en la “Alegría de vivir” de América Latina.

Esta colección incorporara en sus prendas diseños y elementos identitarios de los pueblos originarios de México.

La revista Vogue la ha descrito como “juvenil, fresca y fiel a las raíces de la marca”, pero la ministra de Cultura de México, Alejandra Frausto, envió una carta de reclamación a ambos diseñadores.

Aseguró en ella que algunos de los patrones utilizados en la colección forman parte de la cosmovisión de pueblos de regiones específicas de México.

Prendas de Resort 2020 de Carolina Herrera

Una de las prendas es un largo vestido blanco que tiene bordado animales de colores brillantes que se entrelazan con flores y ramas.

“El bordado proviene de la comunidad de Tenango de Doria (Hidalgo); en estos bordados se encuentra la historia misma de la comunidad y cada elemento tiene un significado personal, familiar y comunitario”, dice la ministra en el documento al que ha tenido acceso EL PAÍS.

Otros dos casos citados en la protesta de Frausto se refieren al uso de bordados florales sobre una tela oscura como los que se hacen en la región del istmo de Tehuantepec, en Oaxaca.

Y la incorporación, en otros dos vestidos, del famoso sarape de Saltillo (Coahuila).

“En la historia de este sarape encontramos el recorrido del pueblo de Tlaxcala para la fundación del norte del país”, explica la funcionaria del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) a la diseñadora afincada en Nueva York desde 1980.

Gobierno mexicano pide aclaraciones

El Gobierno pidió a Carolina Herrera que explique “públicamente” los fundamentos que llevaron a la casa de modas a usar elementos culturales cuyo “origen está plenamente fundamentado”.

Además, solicitó a la modista que aclare si las comunidades portadoras de estas vestimentas se van a beneficiar de las ventas de la colección.

Frausto señaló que las prendas que Gordon ha ideado para la casa Herrera pueden insertarse en un debate mundial sobre los derechos culturales de los indígenas.

“Se trata de un principio de consideración ética que (… ) nos obliga a hacer un llamado de atención y poner en la mesa un tema impostergable (…): promover la inclusión y hacer visibles a los invisibles”, añade la carta fechada el 10 de junio.

Otros casos de apropiación cultural

En repetidas ocasiones, distintas marcas de ropa han entrado en debate por el uso de diseños de pueblos indígenas en colecciones de moda, principalmente de artesanos mexicanos.

En 2015, una túnica y una blusa de la francesa Isabel Marant generaron muchas críticas en las redes sociales.

Los diseños de las prendas se asemejaban a los utilizados por mujeres mixes del poblado de Santa María Tlahuitoltepec, en la zona serrana de Oaxaca.

Otro caso fue el de Zara. El más reciente escándalo en el que se ha visto involucrada la marca española fue en 2018, cuando la prensa halló que una de las chamarras que promocionaba mostraba un dibujo similar a un bordado usado por las mujeres de Aguacatenango, en el municipio de Venustiano Carranza, Chiapas.

De igual manera, se han tenido casos con firmas como Hermes, Pineda Covalin, Nestlé y Mango, con quienes no hubo compensación o reconocimiento al artesano.

Te puede interesar:

Fuente
El País
Etiquetas
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar