Seguridad y justicia

Marco intentó huir del hospital

CDMX, 09/marzo/2018.– Marco Antonio, el adolescente que desapareció por cinco días tras ser detenido por policías, intentó abandonar el hospital psiquiátrico donde está desde el 29 de enero.

La Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJ) informó que, aproximadamente a las 12:30 horas, el joven de 17 años de edad aprovechó un descuido de los empleados del Hospital Juan N. Navarro para salir.

Cuando cambiaban las sábanas de su dormitorio, Marco Antonio caminó hacia la salida, cruzó una calle y hasta allí tuvieron que atraparlo guardias de seguridad.

Aunque al principio opuso resistencia, posteriormente regresó por su propio pie y fue canalizado a un área de vigilancia.

Marco Antonio permanece en el nosocomio desde el 29 de enero, una día después de que fue localizado en el Estado de México.

El muchacho, revelaron los estudios de la Secretaría de Salud, padece trastornos sicológicos como delirium mixto.

Este padecimiento disminuye la capacidad de mantener la atención, provoca pensamiento desorganizado, deterioro de la memoria y alteraciones emocionales.

La agresividad de Marco Antonio ha evolucionado favorablemente hacia un estado prolongado de calma, detallaron en la PGJ, aunque lo ocurrido ayer pudo deberse a una recaída.

Las organizaciones que han apoyado a la familia de Marco Antonio, respecto al intento de escape del hospital, acusaron que de nueva cuenta fue puesta en riesgo la integridad y salud del menor, que está bajo responsabilidad del sistema de Salud y el Estado mexicano.

“¿Cómo fue posible que frente a las medidas de seguridad hospitalaria y el resguardo de la policía federal llegara a estar sin supervisión y posibilidades de salir por su propio pie del Instituto?”, cuestionaron la Red por los Derechos de la Infancia en Mexico, la Oficina de Defensoría de los Derechos de la Infancia (ODI) y el Instituto de Justicia Procesal Penal.

Marco Antonio, acusaron, sigue siendo revictimizado y sufriendo violaciones a sus derechos humanos con la difusión de trascendidos sobre su caso, y en cambio sus familiares no reciben información oficial oportuna, sobre las investigaciones del caso.

“Las filtraciones a los medios se mantienen, lo que hace suponer que forma parte de una campaña para dañar su imagen y desvirtuar la gravedad del caso”, señalaron.

“(Marco) requiere ser tratado de acuerdo con los más altos estándares nacionales e internacionales relativos al interés superior de la niñez”, agregaron, además de apuntar que el joven ha registrado una mejoría en su salud, aunque aún requiere cuidados médicos especializados.

Los encargados de su situación en el hospital, indicaron, deben dar una explicación exhaustiva de los hechos, e informar sobre la forma en que garantizarán su seguridad.

“Es urgente que la PGJCDMX rinda cuenta detalladamente sobre los avances de la investigación a su cargo por las graves violaciones de derechos humanos de las que fue víctima a manos de los oficiales de policías de la Ciudad”, mencionaron las organizaciones.

Por el caso de Marco Antonio, hace un mes cuatro policías de la Ciudad de México fueron imputados, por su presunta responsabilidad en negligencia o violaciones de protocolos, para preservar los derechos humanos del menor, tras detenerlo.

-Reforma | Animal Político-

shh

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Close