Caja de VideosEntretenimientoSoft

Guillermo del Toro y sus monstruos

Celebramos su cumpleaños con monstruos de su bestiario

Desde pequeño Guillermo del Toro demostró ser único. Solía decorar su casa en Guadalajara con artículos terroríficos ademas de tener un amor especial para monstruos.

Villanos o héroes, los monstruos no tienen por qué adoptar un papel clásico, al menos en las películas del cineasta mexicano Guillermo del Toro.

Su filmografía está repleta de criaturas que miran a través de las manos, vampiros con lengua retráctil o demonios de piel roja con cuernos cortados.

Aprovechando que hoy cumple 54 años, recordamos los monstruos con los que ha hecho historia el último ganador del Oscar gracias  a la criatura de “La forma del agua”.

La forma del agua

Hellboy

HellBoy

Fuera de Marvel y DC, los grandes dominadores del cómic, este particular superhéroe se ganó el cariño del público gracias a la película del mexicano, que también dirigió la segunda parte.

Ron Perlman, amigo de Del Toro, encarna a este diablo de piel roja y cuernos recortados.

Pero es solo uno entre la multitud de engendros que colapsan toda la película, desde un monstruo mitad pez mitad humano hasta una criatura con tentáculos inspirada en Lovecraft.

 

 

La Cumbre Escarlata

La cumbre escarlata

La anterior obra del mexicano Guillermo del Toro seguía el esquema del terror clásico para profundizar en la psique de una escritora.

Tuvo un escaso apoyo de la crítica y los premios.

En este filme, a pesar de contar con un gran reparto, los protagonistas son las sombras y los sonidos de los espectros, todo un homenaje a los ectoplamas del cine de género.

 

Cronos

Cronos

Su debut en el largo contó con un reparto internacional encabezado por Federico Luppi.

Una mezcla de cine de autor y comercial que redefinió el cine de terror.

En lugar de una criatura memorable, Del Toro emplea su gusto por los artilugios para introducir en el filme un escarabajo dorado capaz de transformar al personaje principal en un vampiro ansioso de sangre.

 

El espinazo del diablo

El espinazo del diablo

Su primera colaboración con España fue un thriller de terror con la Guerra Civil de fondo.

Repite en esta película la presencia del recientemente fallecido Luppi, cuyo personaje, Casares, tiene una reflexión muy ilustrativa:

“¿Qué es un fantasma?”, se pregunta.

“¿Una tragedia condenada a repetirse una y otra vez? Un instante de dolor, tal vez. Algo muerto que todavía parece estar vivo. Una emoción suspendida en el tiempo. Como una fotografía borrosa. Como un insecto atrapado en ámbar”.

 

El Laberinto del Fauno

El laberinto del fauno

Su segunda gran coproducción con España, también con un cuento basado en la Guerra Civil, le llenó de premios internacionales, entre ellos tres Oscar.

Un éxito en taquilla.

Pero además de la mítica criatura que protagoniza la película, cobra especial presencia el Hombre Pálido, un monstruo que mira a través de las manos.

 

Pacific Rim

Pacific Rim

Su incursión en los tópicos del blockbuster de un gran estudio no alcanzó el nivel pese a dejar su huella de autor.

La cuidadosa recreación de los robots y los monstruos del fondo marino demuestran el cuidado que pone el director mexicano en el diseño de su bestiario

 

Te puede interesar:

John Lennon, a 78 años de su nacimiento

Etiquetas
Mostrar más

Zulema Meraz

Mexicana-americana, la güerilla que no es ni de aquí ni de allá pero se la pasa bien en ambos lados.

Deja un comentario

Close