Archivo

¿EPN privatizó o no el agua?

El pasado 5 de junio el presidente Enrique Peña Nieto, emitió 10 decretos para suprimir las vedas existentes en casi 300 cuencas hidrológicas del país, publicados al siguiente día en el Diario Oficial de la Federación, denominado como una “reserva hídrica para uso ambiental”, acción que muchos tomaron como una privatización del agua.

Pese a que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) emitió un comunicado en el que aseguró que “de ninguna forma otorgan beneficios para ningún particular”, investigadores y académicos especialistas en el tema urgieron el presidente abrogar los decretos, pues prevén que el vital líquido sea entregado a distintas industrias mineras, inmobiliarias, fracking, cerveceras, refresqueras, entre otras, publicó este martes Sin Embargo.

Una zona de veda, de acuerdo con el propio gobierno son “áreas específicas de las regiones hidrológicas, cuencas hidrológicas o acuíferos, en las cuales no se autorizan aprovechamientos de agua adicionales a los establecidos legalmente”.

Los decretos ponen fin a las vedas del Río Santiago, del Río Ameca, de Costa de Jalisco, de Costa Grande de Guerrero, de Costa Chica de Guerrero, de San Fernando Soto la Marina, del Río Pánuco, del Río Papaloapan, del Río Actopan y Río Antigua, y Grijalva-Usumacinta.

El coordinador del Programa de Investigación para la Sustentabilidad de Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), señaló que la veda protege a los acuíferos de la sobreexplotación; “nos quieren dorar la píldora como si fuera algo favorable a la ecología, cuando más bien lo que hace es dejar vulnerable al país a una profundización de la dinámica de privatización”.

Indicó que las empresas buscan seguridad jurídica de que el agua que se les ofrece no sea retirada, y exigen al gobierno mexicano que las vedas sean levantadas para proteger sus intereses a largo plazo.

Moctezuma Barragan advirtió se abre la puerta a que los gobernadores de los distintos estados decidan asignar cualquier uso al agua, incluido el industrial como ha ocurrido en Baja California, Coahuila, Puebla, Veracruz, entre otros estados.

Roberto Constantino Toto, investigador del Departamento de Producción Económica de la misma universidad precisó que se vulnera el derecho humano al agua, establecido en el Artículo Cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

“Me da la impresión de que se hace en el último momento para que los costos que implique una decisión tan poco popular recaiga en la próxima administración”.

Según la Alianza contra el Fracking, la fracturación de un solo pozo requiere entre 9 y 29 millones de litros de agua. El portal interactivo Agua.org indica que en 2014 la minería consumió alrededor de 437 millones de metros cúbicos.

Gobierno asegura que no se privatiza el agua

Mediante un comunicado Conagua aseguró que los decretos no benefician a ningún particular, “por el contrario, permitirán preservar el medio ambiente y garantizar el agua para el consumo humano de 18 millones de habitantes que aún no nacen, en una proyección a 50 años”.

Con estos decretos, detalló, “295 de las 757 cuencas del país preservar sus ecosistemas en las condiciones que hoy conocemos, gracias a que se garantiza el escurrimiento de agua en los ríos para tal fin, ya que el principal motor de la captación de agua son estos ecosistemas”.

La dependencia precisó que la reserva de agua ayudará a amortiguar el cambio climático, pues se conservarán lugares emblemáticos como la Selva Lacandona en Chiapas.

-Con información de Sin Embargo-

mai

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Lee también

Close
Close