Nacional

En México, mueren tres niños por día a manos del narcotráfico para sembrar el terror

Los niños son uno de los grupos vulnerables en México que ahora ha aumentados sus posibilidades de estar en riesgo por la delincuencia organizada

Ser niño en México es peligroso, así está indicado en las estadísticas del país. 

Cifras de organizaciones indican que cada día son asesinados tres niños. El homicidio de seis niños integrantes de la familia LeBaron solo es el último caso conocido de una lista comenzada este año. 

A propósito de la masacre ocurrida en los límites entre Sonora y Chihuahua, el semanario Proceso se dio a la tarea de investigar qué hay detrás de esta tendencia al alza del asesinato de menores. 

México es el quinto país más peligroso para la infancia, destacaron, por encima de Irak o Siria, donde hay guerras declaradas. 

La masacre de seis niños y tres mujeres de la familia LeBaron es un ‘reflejo de una conducta violenta constante’ que ha ido en aumento desde 2017. 

Ese año, fueron asesinados 455 menores de 14 años en el país y en 2018 fueron 467, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi). 

A pesar de que Andrés Manuel López Obrador llegó a la presidencia con la promesa de pacificar al país, en los primeros 10 meses de su gobierno, 796 menores de 18 años fueron asesinados. 

¿Qué dicen las cifras?

De acuerdo con cifras del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés), los rangos de edades de los menores víctimas de homicidio se concentran entre los 6 y los 18 años

Esto indica que desde temprana edad, las personas están expuestas a altos grados de violencia. 

Las cifras de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) son contundentes, tres niños son asesinados al día

Entre 2012 y 2017, el promedio de homicidios en este nicho poblacional se mantuvo en los mil 200 casos anuales, pero la tendencia aumentó en los últimos años.

En el 96% de los casos, los asesinatos fueron cometidos con armas de fuego de manera intencional, dice la cifra de la Unicef. 

Los lugares donde más casos se registran son Sinaloa, Durango, Chihuahua Tamaulipas, Nuevo León y Guerrero. Si estas entidades son localizadas en el mapa de México, se notará que la mayoría se ubican al norte del país. 

¿QUÉ DIJO JULIÁN LEBARON? 

La versión de Julián LeBaron, el activista, sobre lo que ocurrió en Sonora, indica que la familia fue amenazada por un grupo criminal para no comprar gasolina en Chihuahua. 

De acuerdo con el Ejército, la masacre se atribuyó a un enfrentamiento entre las células delictivas ‘La Línea’ y ‘Los Salazar’. 

Dando vuelta al pasado, otros casos de grupos criminales contra niños se presentaron para hacer presión.

Cuando se llevó a cabo el operativo para detener a Ovidio Guzmán en Culiacán, Sinaloa, comandos criminales amenazaron con atacar la Unidad Habitacional Militar, donde familias enteras corrían peligro. 

Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de Redim, identifica un patrón en los grupos criminales: 

Asesinan a los niños para generar terror en sus adversarios, sean otros delincuentes o elementos de seguridad, dijo a Proceso

Durante los 15 días pasados, se reportaron ataques por parte de grupos armados en diversas regiones del país donde entre las víctimas había niños.

Como el pasado 30 de octubre, un comando disparó contra los asistentes a una fiesta infantil en Itztapalapa. 

Cinco niños resultaron heridos, uno murió, y dos adultos fueron asesinados a quemarropa. 

En Minatitlán, Veracruz, el 19 de abril, un grupo armado atacó una fiesta de cumpleaños de una mujer transgénero, y asesinaron a 14 personas, entre ellas un bebé de un año al que le dispararon. 

Dos días mas tarde, hombres armados atacaron una camioneta en Tabasco, víctimas que perdieron la vida fueron dos mujeres y dos infantes resultaron heridos, uno de 10 años y otro de 8 meses. 

Pérez García es prudente al aclarar que los menores de edad no sólo son en emboscadas, también mueren en enfrentamientos entre criminales o con fuerzas armadas los adolescentes que se suman a grupos de la delincuencia organizada. 

En México se les conoce como niños sicarios y se caracterizan por formar parte de las líneas más bajas de los grupos criminales.

Los contratan como narcotraficantes o asesinos. Nunca llegarán a los altos mandos, mueren pronto y enseguida son sustituidos por nuevos adolescentes. 

El caso más reciente es el de Juanito Pistolas, integrante de la “Tropa del Infierno”, perteneciente al Cártel del Noreste.

Ese grupo se enfrentó el 27 de agosto con el Grupo de Operaciones Especiales del Centro de Análisis, Información y Estudios de Tamaulipas, donde murieron 11 criminales, entre ellos el menor de 16 años

De acuerdo con datos de la Redim, desde que comenzaron los enfrentamientos entre el Ejércitos y los cárteles mexicanos se abren entre 5,000 y 6,000 expedientes judiciales contra menores de edad anualmente

El abandono, negligencia, marginación, discapacidad, migración, desplazamiento forzado o contextos de violencia armada ponen en mayor riesgo a los niños, quienes son considerados vulnerables sólo por su edad. 

La Redim considera que el gobierno de López Obrador está haciendo poco para contrarrestar la violencia contra este sector de la población. Pérez García ve poco interés, esto se refleja en la falta de aplicación de políticas públicas que protejan la niñez. 

El tema no requiere nuevas leyes o instituciones, desde su punto de vista, sino prioridad política y presupuesto

Etiquetas
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar