Archivo

Elecciones 2018, cubiertas de sangre

En los últimos 12 años la violencia en México ha tenido un repunte histórico que ha mandado a la tumba a cerca de 210 mil personas.

La clase política no ha estado exenta de ser víctima del problema que se ha recrudecido en el actual proceso electoral.

Desde el inicio del proceso y hasta el 9 de junio pasado, se han registrado 112 asesinatos contra políticos y candidatos en todo el país (15 mujeres), de ellos, 28 eran precandidatos y 14 candidatos registrados a algún cargo de elección popular, de acuerdo con el Indicador de Violencia Política en México de Etellekt Consultores.

El estado de Guerrero registra el mayor número de asesinatos con 23, le sigue Oaxaca con 19, Puebla con 13, Veracruz con ocho y el Estado de México con siete. Hidalgo está empatado en la séptima posición con Jalisco y Michoacán con cuatro homicidios cada uno.

Por alianzas electorales la coalición que integran el PRI, Partido Verde y Nueva Alianza ha sido la más afectada con 44 asesinatos; en segundo puesto esta la conformada por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano con 37 y Morena con el PT y Encuentro Social registra 18 crímenes.

Por partido político, de los 112 asesinatos, 39 han sido contra militantes o candidatos del PRI, 18 contra el PRD, 13 contra el PAN y 9 contra Morena; el resto de los partidos registran seis o menos muertes y cinco candidatos independientes han sido asesinados.

Además, 127 políticos han sido objeto de amenazas y actos de intimidación en el mismo periodo, de los cuales 73 son candidatos y 16 precandidatos.

En total se han registrado 401 agresiones directas e indirectas en contra de políticos y aspirantes en 31 entidades y 263 municipios, que representan más del 10 por ciento de las demarcaciones del país.

Los afectados no sólo son los políticos y candidatos. También, dos funcionarios del Instituto Nacional Electoral (INE) han sido asesinados: Jorge Nájera, supervisor electoral en Guerrero el pasado 20 de mayo y Jesús Antonio Alarcón, baleado el miércoles 6 de junio, cuando subía a la sierra de Sinaloa para capacitar a funcionarios de casilla.

El consejero local del Instituto Nacional Electoral en Hidalgo, Alfredo Alcalá, señaló que una manera de rechazar la violencia es acudir a las urnas el próximo primero de julio para demostrar que la vocación democrática es mayor a cualquier acto de violencia.

Tenemos que hacer un alto a la violencia y eso nos corresponde a todos los que estamos involucrados en el proceso electoral, queda claro que esa no es la manera para dirimir los conflictos sociales”.

A pesar del clima de violencia, Alcalá Montaño dijo que el INE garantiza una jornada pacífica y resultados confiables en los comicios.

Las condiciones están dadas para el primero de julio poder salir a votar en paz y tranquilidad. Los casos y los lamentables asesinatos que se han presentado no han alterado la organización electoral, es un punto fundamental… está la certeza que las elecciones están se están organizando de manera adecuada”.

A finales de mayo, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, durante la Sesión del Consejo Nacional de Protección Civil hizo un llamado a que las diferencias en cuanto a las posturas y opiniones políticas no provoquen encono, crispación social ni violencia.

La violencia por motivos electorales, aquí en Guerrero y en otros estados del país o cualquier parte de la geografía nacional es inaceptable. El gobierno de la República condena expresamente todo tipo de violencia y seguirá trabajando en las entidades federativas y con las autoridades electorales para brindar condiciones de paz y seguridad en este proceso electoral”.

El titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González, en la presentación del Informe de Actividades ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, precisó que durante 2017, 218 mil 695 personas denunciaron algún tipo de violencia política.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close