Global

El gran negocio de la detención de niños migrantes

La detención de niños migrantes en Estados Unidos es un negocio que asciende a mil millones de dólares anuales, 10 veces más que hace una década, de acuerdo con un análisis de la agencia Associated Press (AP).

Los fondos cedidos por el Departamento de Salud y Asistencia Social para alojamiento, acogida temporal y otros servicios de bienestar infantil para niños separados de sus familias o llegados sin acompañante aumentaron de 74.5 millones de dólares en 2007 a 958 millones en 2017. La agencia examina nuevas propuestas ahora que el gobierno quiere mantener a los niños migrantes bajo custodia.

Actualmente, más de 11 mil 800 niños de edades que oscilan desde los pocos meses hasta los 17 años, están alojados en unas 90 instalaciones en 15 estados. En mayo, la agencia emitió las bases de licitación para cinco proyectos que podría sumar en total más de 500 millones de dólares para camas, acogida temporal, cuidados terapéuticos y servicios de guardias.

En la década pasada, las instalaciones de ese tipo que más fondos públicos han recibido son la Southwest Key y la Baptist Child & Family Services, según el análisis de la AP. De 2008 a la fecha, Southwest Key ha recibido mil 390 millones de dólares para administrar los albergues y Baptist Child & Family Services ha recibido 942 millones. Las entidades que reciben estos fondos son en su mayoría organizaciones sin fines de lucro, organizaciones religiosas y empresas privadas, esencialmente contratistas públicos adscritos al Departamento de Salud y Servicios Humanos.

El gobierno estadounidense informó que ha reunificado a 57 niños menores de cinco años con sus padres y dejó a otros 46 en espera. La justicia había dado hasta el martes pasado para reunir a 103 pequeños que fueron separados de sus familias en la frontera con México. En los casos que faltan, precisó que fue porque los padres tienen “antecedentes criminales graves”, han sido deportados o están encarcelados. “Nuestra prioridad es la seguridad y el bienestar de los niños”, dijo Chris Meekins, alto cargo del Departamento de Salud. La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) dijo que pedirá como sanción al gobierno por incumplir el plazo crear un fondo para dar terapia a los niños separados de sus familias.

Algunos niños migrantes no reconocen a sus padres/b>

Una madre esperó cuatro meses para poder volver a abrazar a su niño. Otra tuvo que aguardar tres meses antes de volver a ver a su pequeña.

Esos encuentros finalmente fueron el martes en Phoenix, las madres fueron recibidas con un llanto de temor por parte de sus hijos.

“No me reconoció”, dijo Mirce Alba López, de 31 años, sobre Éderson, su hijo de 3. “Mi alegría se volvió tristeza”.

Sucedió lo mismo con Milka Pablo, de 35, y Darly, de 3. La niña gritó e intentó liberarse del abrazo de su madre.

“Quiero a la miss, quiero a la miss“, gritó Darly, en referencia a la trabajadora social del albergue en el que vivió desde que fueron separadas por agentes federales de Estados Unidos, en la frontera sur de ese país.

Esas tristes reuniones, en acato a una orden judicial de California, sucedieron después que el gobierno de Donald Trump dijo que soltará a cientos de familias con grilletes electrónicos, con lo que se regresa a la política de capturar y liberar que el mandatario había prometido eliminar el año pasado. Frente a las órdenes judiciales que restringen las detenciones migratorias, los funcionarios federales dijeron que no pueden mantener retenidas a todas las familias arrestadas. Además, afirmaron que tampoco sugerirán que se formulen cargos penales inmediatos contra los adultos que entran a Estados Unidos acompañados de menores.

“Los padres de niños menores de cinco años serán reunidos con ellos y después serán liberados y registrados en un programa de detención alternativa”, dijo Matthew Albence, un directivo del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Albence explicó que eso significa que a los inmigrantes se les pondrán grilletes electrónicos “y serán liberados en las comunidades”.

En la estación de autobuses, sus hijos comenzaron a referirse entre ellos como hermano y hermana, pero durante el día no usaron la palabra “Mami” con las mujeres que estaban abrazándolos y alimentándolos.

Los funcionarios no han aclarado si para la próxima fecha límite para la reunificación, el 26 de julio, sí estarán juntas todas las familias separadas. Chris Meekins, oficial de Salud y Servicios Humanos, indicó que hay consideraciones de seguridad que explican el retraso.

“Puede que nuestro proceso no sea tan rápido como les gustaría a algunos, pero no hay duda de que protege a los niños”, dijo Meekins en una llamada con reporteros. Explicó que, en algunos casos, “si se hubiera reunificado a esos menores con los adultos los habríamos puesto al cuidado de un violador, un secuestrador, un abusador de menores y alguien acusado de homicidio en su país de origen”.

Pero el proceso mismo de la reunificación ya ha dejado claro lo traumática que es la separación por la política de tolerancia cero.

Con información de El Universal y The New York Times

-zmm-

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close