Archivo

El gran negocio de la desinformación

PACHUCA, Hidalgo, 28/mayo/2018.- La desinformación, la confusión y las noticias falsas invaden con frecuencia los medios, principalmente los digitales y las redes sociales, la mayoría de los internautas han sido presa, en múltiples ocasiones, de eventos no confirmados.

Sin saberlo, los usuarios alimentan un negocio digital que tan sólo en las precampañas del actual proceso electoral, costó $16.4 millones de pesos a los aspirantes a ocupar la Presidencia para promocionarse en plataformas digitales.

Aunque la estrategia va orientada hacia la difusión de sus propuestas, también existe la oportunidad para confundir al electorado con mensajes en contra de sus adversarios, que muchas veces no son reales, no están confirmados y más serio aún, hacen promesas que podrían ser poco probables de alcanzar.

Dejan a la suerte de los usuarios la discusión y la comprobación de la información, quienes difícilmente o en menor proporción consultan otra fuente para corroborar su veracidad.

Así, los internautas sucumben ante el encanto de compartir hechos que parecen ser ciertos, y en un afán de “ganar la exclusiva” se apresuran en darle click, sin detenerse unos segundos para cuestionar de dónde proviene la información; mucho menos consideran o imaginan el engaño potencial o la complicidad en la que participan para que otros millones más sean parte de la falsedad.

En México existen 79 millones de internautas y 36 por ciento tienen entre 18 y 34 años edad, quienes además representan el 40 por ciento de los votantes de la contienda electoral 2018.

De ahí lo redituable, nada ocurrente y mucho menos gratuito, que frente a las elecciones, los partidos y sus candidatos hayan apostado por difundir información a través de medios sociales digitales y aprovechar su inmediatez.

La inmediatez de la mentira

De acuerdo con el estudio The spread of true and false news online (La difusión tanto de noticias falsas como verdaderas en línea) realizado por el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y publicado en la revista Science, una información falsa tiene 70% más probabilidades de ser retuiteada que una verdadera.

Para llegar a esta conclusión, el instituto analizó más de 126 mil noticias verdaderas y falsas que se compartieron vía Twitter por 3 millones de personas durante 2006 y 2017. Y resultó que la información novedosa, no del todo o nada cierta, era lo que más distribuían los usuarios y además eran justamente los tuiteros, más que los bots, quienes más difundían hechos poco probables.

La falsedad se difunde significativamente con mayor alcance, de manera más rápida, tiene mayor permeabilidad que la verdad en cualquier categoría. Los efectos fueron más pronunciados para noticias falsas sobre temas políticos que información sobre terrorismo, desastres naturales, ciencia, leyendas urbanas y financiera”, reveló el estudio.

Otro de los hallazgos del MIT fue que para que una verdad alcance a mil 500 personas en la red tomó seis veces más del tiempo en comparación con una fake news; y 20 veces más, generar algún impacto.

Te puede interesar:

La maquinaria millonaria detrás de la amenaza digital

Las democracias, también en América Latina, deben tomar medidas de protección ante una máquina industrial que alimenta noticias falsas a lo largo de los procesos democráticos, con efectos desastrosos

David Alandete
Director adjunto de El País

De acuerdo al Décimocuarto Estudio sobre los Hábitos de los usuarios de Internet , de la Asociación de Internet .Mx, presentado a mediados de este mes, 7 de cada 10 internautas cuentan con un teléfono inteligente.

En México, 89 por ciento utiliza su teléfono para revisar sus redes sociales y 82 por ciento busca información. La mayoría utiliza cinco redes y Facebook se encuentra como la favorita, con 98 por ciento de aceptación; le sigue Whatsapp, con el 91 por ciento y YouTube, con 82 por ciento, que por cierto, a pesar de estar en la tercera posición, ganó terreno en comparación con el reporte de 2017. En cuarto y quinto lugares se ubica Instagram (57%) y Twitter (49%), respectivamente.

Datos que son oro molido y los grandes aliados para quienes se dedican a realizar estrategias digitales.

En una entrevista para Expansión, Carlos Melo, el fundador y director de la agencia de marketing Victory Lab, aceptó que si bien hay campañas de publicidad que le son redituables, hoy por hoy, las estrategias de redes sociales y medios digitales para los políticos, son la apuesta del negocio.

La producción de contenidos mezclados con una intención clara de señalar a sus contrincantes, muchas veces alimentada por la fabricación de noticias amañadas o falsas, resulta atractivo para los aspirantes y sus asesores, que llegan a pagar entre $49 mil pesos por una pequeña estrategia, hasta 1 millón de pesos mensuales, por algo más elaborado.

Pero también existen empresas que llegan a cobrar 19 millones pesos, para las que ha colaborado Merlo, y el dinero se cobra en efectivo, por ello no hay forma de fiscalizar los recursos que los candidatos destinan para sus estrategias digitales.

La gran parte de los que realizan la tarea son Millennials, muy habituados a las plataformas, expertos en desarrollar contenido orgánico, apoyados por análisis sociológico, periodístico, publicitario, político, para poder sembrar información. Y por ser un trabajo temporal o la primera oportunidad laboral de muchos jóvenes, sólo perciben aproximadamente $20 mil pesos.

Esta práctica creció durante las elecciones estadounidense, un joven creador de contenidos fraudulentos aseguró a NBC haber ingresado $60 mil dólares en seis meses por los clics de los partidarios de Trump, lo que además proporcionó a los creadores de libertywriters.com hasta $40 mil dólares al mes en los meses previos a la contienda.

En entrevista para la BBC, el fundador del sitio The National Report , que se dedica a difundir noticias satíricas o falsas, pero que llegan a confundir a los lectores pasándose como ciertas, ha ganado hasta $10 mil dólares por una sola historia.

“El nombre mismo del sitio es parte de la fórmula: tienes que tener un sitio para tus noticias falsas que se vea lo más legítimo posible”.

Y argumenta que va acompañado de una estrategia muy vendible, “a las agencias de publicidad les interesa eso: que la gente comparta, pues la idea es que más personas vean lo que venden, sin importar si lo ven acompañado de mentiras”.

Periodismo y Empoderamiento Ciudadano VS Rumoreo

Daniel Moreno, director de Animal Político, en entrevista para Subrayado.MX dijo que además del ejercicio de Verificado para contrarrestar la información falsa o poco cierta que circula principalmente por redes sociales, también se debe empoderar a la ciudadanía porque a diferencia de hace muchos años, cuentan con los medios para dar a conocer ciertos hechos.

Los periodistas deben asumir que no somos los únicos generadores de contenido informativo, cualquier persona que tiene una cuenta de redes sociales lo hace; nosotros debemos aprovecharnos de esas herramientas para difundir, para dialogar con los lectores”

Daniel Moreno
Director Animal Político

En el actual proceso electoral era fundamental realizar un ejercicio colaborativo como el que lleva a cabo Verificado que integran 80 medios. Tomaron la batuta para constatar que noticias que se difunden sobre los candidatos fueran ciertas, de lo contrario, a través de investigación, entrevistas, fuentes, estadísticas, puedan brindar mayores elementos de veracidad a la sociedad.

Sobre todo cuando hay electores que irán a las urnas a votar por un candidato u otro con base en la desinformación que llega a través de medios digitales, o hay quienes han considerado la abstención.

No votar por lo que circuló como una noticia falsa, no está permitiendo ejercer el voto con libertad”.

Moreno explicó que si bien la tarea de verificar debería ser un ejercicio permanente de los medios, la rapidez con la que se difunden contenidos por redes y la carga de trabajo de los reporteros, por cumplir con una cuota de entrega de notas diarias, hace más difícil que se pueda realizar esta labor.

El ejercicio de la verificación se ha perdido en el periodismo mismo, ni siquiera de las noticias falsas, con muchas frecuencia hacen que verificar se vuelva un trabajo secundario, cuando debería ser una columna vertebral del trabajo periodístico; muchas veces prefieren llenar sus espacios antes que hacer periodismo”.

Lamentó que exista la Ley chayote, porque el riesgo sigue siendo que la información se concentre con base en intereses políticos y no en el peso real, que son los lectores.

“No importa el periodismo, sino quién es tu cómplice, tu aliado, esta ley lo que está haciendo es validar que se les siga dando dinero a medios que, aunque tengan poca presencia, son aliados. Afecta sin duda”.

Además de Verificado, el Instituto Nacional Electoral y la UNAM, promueven desde la plataforma Voto Informado con la intención de que toda la ciudadanía pueda ejercer un voto libre, no condicionado a la desinformación.

A través del portal http://votoinformado2018.unam.mx/, dan a conocer las propuestas, así como entrevistas con candidatos, es una manera de tener acceso a información veraz, que motiva un ejercicio democrático y fomenta el diálogo con los usuarios.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close