Seguridad y justicia

Coca-Cola deja sin agua a comunidad chiapaneca

CDMX, 04/octubre/2017.- Chiapas tiene el mayor nivel de recursos hídricos renovables per cápita en México, al ubicarse en el séptimo lugar de las entidades federativas con 113 mil 002 de agua renovable, de acuerdo con información del Atlas del agua en México 2015, sin embargo una de cada tres personas en zonas rurales carece de agua potable segura. El cambio climático y los brotes de salmonela han exacerbado el problema.

De acuerdo con una investigación de la organización Truthout, una planta embotelladora de Coca-Cola en la comunidad indígena de San Felipe Ecatepec, Chiapas, está dejando los pozos secos y obliga a los residentes a comprar agua embotellada

La investigación de la periodista Martha Pskowski señala que la planta consumió más de 1.08 millones de litros de agua por día en 2016.

“En los últimos cuatro años nuestros pozos han comenzado a secarse”, dijo Juan Urbano, expresidente del Territorio Comunal de San Felipe Ecatepec. “A veces las personas caminan dos horas al día para tomar agua, otras tienen que comprarla”.

Urbano, de 57 años, explicó que el crecimiento de San Cristóbal ha comido gradualmente tierras agrícolas en San Felipe.

Él es de las pocas personas en la comunidad que todavía cultivan maíz, frijoles y calabaza en parcelas de tierra transmitida por generaciones.

Coca-Cola extrae agua de los lados del volcán Huitepec, donde el agua es de la mejor calidad.

El líquido que la refresquera extrae sería suficiente para abastecer a los 200 mil residentes de la capital de Chiapas con los 80 litros de agua diaria que necesitan.

En contraste, la gente enfrenta escasez de agua, y las comunidades indígenas y pobres de la zona padecen problemas de salud como caries y diabetes, paradójicamente Coca Cola es su mejor opción al trabajar todo el día bajo el calor.

El dominio de Coca-Cola sobre los recursos de México no es una coincidencia, sólo hay que voltear al expresidente Vicente Fox Quesada, quien fue el jefe de Coca Cola en México.

“Hemos estado pidiendo al gobierno instalar un pozo profundo en la comunidad durante 12 años”, dijo Urbano a Truthout. “Hemos ido a los gobiernos municipal, estatal y federal, pero no han hecho nada”.

El artículo 115 de la Constitución Mexicana obliga a todos los gobiernos municipales a proveer agua potable, apta para beber y bañarse, así como sistemas de drenaje, alcantarillado y tratamiento de aguas residuales. A pesar de la responsabilidad del gobierno, la mayoría de los mexicanos no tienen agua potable en sus hogares. Cada hogar mexicano compra en promedio mil 500 litros de agua embotellada al año.

La planta embotelladora de Coca-Cola abrió en 1994, el mismo año en que el levantamiento zapatista puso a Chiapas en el centro de atención global. Femsa empezó a bombear agua desde la montaña Huitepec. La Comisión Nacional del Agua renovó el permiso en 2005 y ahora Femsa opera dos pozos.

“En México, la regulación gubernamental laxa, impulsada por la puerta giratoria entre el gobierno y la industria, la cual ayudó a Femsa a convertirse en la embotelladora más importante de Coca-Cola en todo el mundo”, destacó la investigación de Truthout.

Organizaciones de la sociedad civil publicaron este año el “Informe sobre las violaciones del derecho humano al agua potable y al saneamiento en México”, en el que Coca-Cola, PepsiCo y Danone se beneficiaron de los recursos hídricos de México sin pagar de manera justa.

El informe afirmó que las tarifas de agua que pagan las empresas “son completamente ridículas en comparación con las ganancias que estas compañías hacen del agua”.

Femsa paga 2 mil 600 pesos por cada uno de sus permisos de agua en México, que en total son 40, según reportes de la propia compañía.

La empresa financia proyectos de reforestación y captación de agua de lluvia, que la compañía dice “reponer” la misma cantidad de agua que se usa en la producción de Coca-Cola. Un representante de la compañía en la Ciudad de México dijo a Truthout que el programa de reforestación en Chiapas ha plantado más de 129 mil árboles.

Sin embargo, la captación de agua y la reforestación en otras partes del estado no han devuelto el agua del pozo en San Felipe Ecatepec.

Marcos Arana Cedeño, director de la Defensoría del Derecho a la Salud en el estado, dijo que la disponibilidad del agua para los más de 200 mil habitantes del municipio de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, se ha visto comprometida por la reducción de los mantos acuíferos a consecuencia de la sobrepoblación, la deforestación y la explotación industrial, en especial la refresquera Coca-Cola.

“La presencia de Coca-Cola en Chiapas ha incentivado el consumo excesivo de refrescos. La empresa promueve sus productos, valiéndose de la falta de agua potable que ella misma ha provocado, con lo que intensifica los problemas de salud como obesidad, diabetes y caries”, denunció el también investigador en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas Salvador Zubirán.

En abril de 2017 habitantes de San Cristóbal de las Casas, organizaciones civiles y académicos se manifestaron para exigir que sea anulada la concesión a Coca-Cola por extraer agua y provocar contaminación del agua y el suelo.

Coca-Cola también ha sido criticada por el impacto negativo en la salud de sus bebidas azucaradas. México tiene altos niveles de obesidad y más del 70 por ciento de la población tiene sobrepeso u obesidad.

Sobre Truthout
Es una organización sin fines de lucro con sede en Estados Unidos. Se dedica a proporcionar noticias de manera independiente a través de informes de investigación y análisis crítico con la finalidad de salvar al planeta y la humanidad, dice en su página web.


Publicado originalmente en Sin Embargo

http://www.sinembargo.mx/03-10-2017/3310826

Mostrar más

Artículos relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar