Global

¡Buenas noticias! Rescatan a los 13 atrapados en Tailandia

Este martes los últimos cuatro niños y su entrenador de futbol fueron rescatados de la cueva en Tailandia en la que habían quedado atrapados desde hace más de dos semanas.

Tras un complejo y arduo trabajo que comenzó desde el domingo pasado, buzos de élite y miembros de la Marina tailandesa lograron sacar a los 13 integrantes del equipo infantil de futbol Jabalíes Salvajes.

Ocho de los 12 niños abandonaron la cueva entre el domingo y el lunes.

El rescate pone fin a un complejo operativo que atrapó la atención del mundo entero, desencadenó masivas jornadas de oración en Tailandia y contó con la colaboración de buzos experimentados de varios países.

Estaban atrapados en la cueva Tham Luan Nang Non, inundada por las lluvias del monzón durante su visita, luego de un partido de entrenamiento el 23 de junio.

Los miembros de salvamento, junto a los niños, superaron un complejo de laberínticas galerías parcialmente inundadas y con desniveles y visibilidad nula para alcanzar la boca de la cueva.

La dificultad de la operación quedó patente con la muerte el jueves pasado de un voluntario antiguo miembro de los grupos de élite de la marina al quedarse sin oxígeno durante una misión subacuática.

Los medios internacionales enviaron cientos de periodistas al lugar y los niños recibieron mensajes de apoyo de celebridades de lo más diverso, desde el presidente estadounidense, Donald Trump, hasta el gurú de la tecnología Elon Musk, pasando por el astro argentino del futbol Lionel Messi.

Recuperación

Los 13 rescatados estarán al menos por una semana permanecerán al menos una semana en el hospital provincial de Chiang Rai para someterse a un completo chequeo médico.

Los primeros ocho rescatados tienen buen ánimo y un sistema inmunológico fuerte porque juegan al futbol, señaló un responsable médico.

Dos de ellos, que mostraban síntomas de neumonía, recibieron antibióticos. Por ahora todos permanecerán en observación en el hospital durante una semana.

Los jóvenes futbolistas recibieron al salir de la cueva su recompensa, pan untado con chocolate, como habían pedido.
Demacrados pero vivos, estaban encaramados en una roca a más de cuatro kilómetros de la entrada de la cueva.

Tras el descubrimiento, los socorristas revisaron desesperadamente todas las opciones posibles, desde cavar túneles desde la montaña hasta hacerles esperar bajo tierra durante semanas el fin de la época del monzón.

Pero frente a la amenaza de nuevas lluvias y de una bajada de los niveles de oxígeno en la cámara en la que estaba refugiado el grupo, las autoridades decidieron el domingo jugarse el todo por el todo e iniciar la evacuación.

-Con información de Excélsior-

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Close