Global

Ataque deja 14 cascos azules muertos en el Congo

08/diciembre/2017.- Un ataque en el noreste de la República Democrática del Congo ha dejado 14 cascos azules muertos y otros 53 heridos, todos del ejército de Tanzania, según han informado fuentes de las Naciones Unidas. Además, también han perdido la vida cinco soldados congoleños que trataban de repeler la incursión rebelde del grupo ugandés Fuerzas Aliadas Democráticas. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha calificado desde Nueva York, sede del organismo, el ataque como “el peor contra las fuerzas de paz de Naciones Unidas en la historia reciente”. El más mortífero fue en Somalia en 1993, cuando murieron 23 cascos azules, los cuerpos militares de la ONU encargados de velar por la paz en áreas de conflictos.

El secretario general adjunto de las Naciones Unidas para misiones de paz, Jean-Pierre Lacroix, también ha condenado en su cuenta de Twitter el ataque registrado la pasada noche en la región de Kivu del Norte, en el noreste de este país africano: “Indignados por el ataque contra la Misión de la ONU la noche pasada, donde un gran número de miembros de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas murieron y resultaron heridos. Nuestros pensamientos y oraciones con las familias y nuestros colegas”.

Según ha precisado Lacroix en esta red social, “ya hay refuerzos en el lugar y están en marcha evacuaciones médicas” por parte de la Misión de la ONU en el país (MONUSCO). Al menos cuatro de los heridos están “muy graves”, según Guterres. La emisora Radio Okapi, vinculada a la MONUSCO, ha informado de que el ataque ha sido obra de rebeldes del grupo ugandés Fuerzas Aliadas Democráticas y se ha llevado a cabo contra una de las bases de la misión en la carretera de Mbau a Kamango, en territorio de Beni (noreste de la República Democrática del Congo).

Fuentes militares consultadas por la emisora han precisado que el ataque se produjo el jueves por la tarde contra la base de la Brigada de Intervención de la MONUSCO. Los cascos azules consiguieron repeler la incursión rebelde tras cuatro horas de enfrentamientos.

Antonio Guterres también ha dicho que el ataque “subraya la urgencia de ayudar a las personas necesitadas y de hacer frente a la volátil situación” en el país africano”, uno de los muchos que figuran en el último llamamiento de fondos de emergencia lanzado por Naciones Unidas. El noreste de la República Democrática del Congo lleva años sumido en un largo conflicto entre numerosos grupos rebeldes, con matanzas pese a la presencia del Ejército congoleño y de las fuerzas de la misión de paz de la ONU, la más numerosa y cara de cuantas tiene desplegadas. Establecida en 2010, desde entonces ha registrado 93 muertes de personal militar, policial y civil.

El enviado de Naciones Unidas para República Democrática del Congo, Maman Sidikou, ha condenado “en los términos más contundentes” la incursión rebelde y ha prometido que la MONUSCO “hará todo lo posible para garantizar que los responsables rindan cuentas y sean llevados ante la justicia”.

El País

Mostrar más

Deja un comentario

Close