Chapo Guzmán

Así traicionó El Vicentillo a El Mayo Zambada y El Chapo

Quizá nadie sabe más sobre el Cártel de Sinaloa que Vicente Zambada Niebla, El Vicentillo.

Es hijo de Ismael “El Mayo” Zambada García, uno de los líderes del grupo criminal.

Fue preparado desde temprana edad para tomar el control del cártel.

Pero, en un revés espectacular, «el príncipe del cártel traicionó a su padre al testificar durante más de cinco horas sobre casi todos los aspectos del imperio de tráfico de drogas», publicó The New York Times.

Reveló en el juicio contra El Chapo, rutas de transporte, estrategias de lavado de dinero, guerras, venganzas personales y miles de millones de dólares en sobornos.

Su turno como testigo llegó a la mitad del juicio del exsocio de su padre, Joaquín Guzmán Loera, El Chapo.

Hasta ahora ningún testigo había detallado tanto la estructura y los detalles de los negocios del capo, como El Vicentillo.

Bombardeó a los jurados con incontables historias de su padre y de Guzmán enviando toneladas de drogas en autos, trenes, aviones y submarinos; incluso en un camión, bajo un cargamento de carne congelada.

NYT

Reveló sobornos

El Vicentillo también testificó que el presupuesto para sobornos de su padre era a menudo hasta de un millón de dólares al mes.

Entres los sobornados estaba un general del ejército que era funcionario en la Secretaría de la Defensa Nacional de México quien recibía una cuota mensual de 50 mil dólares.

Zambada también dijo que su padre sobornaba frecuentemente a un militar que fue escolta personal de Vicente Fox, expresidente de México.

El Mayo Zambada es uno de los más buscados por la Administración de Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos.

El Vicentillo contó a los jurados historias no solo acerca de las operaciones del narcotraficante en México, Honduras y Belice, también sobre sus proveedores, distribuidores, escoltas, sicarios, primos, hermanos e hijos.

Fue una traición sorprendente de parte de un hombre que comenzó a trabajar para el cártel cuando era adolescente. Incluso de muy joven, Zambada asistía a reuniones con su padre y acudía con él a citas con otros narcotraficantes y policías.

NYT

“Comencé a darme cuenta de cómo se hacía todo”, dijo a los jurados. “Y poco a poco, comencé a involucrarme en el negocio de mi padre”.

Zambada Niebla contó que ascendió en la estructura y se convirtió en el principal lugarteniente de su padre, supervisaba envíos de cocaína de Colombia a México, y de México a través de la frontera de Estados Unidos a ciudades como Chicago y Los Ángeles.

Desempeñó varios y diversos roles para el cártel: embajador, gerente de operaciones y mensajero.

En 2009 El Vicentillo fue arrestado durante una operativo del ejército en Ciudad de México y fue extraditado a Chicago.

Esperaban fuera procesado por transporte de toneladas de drogas mientras fungía como el brazo derecho de su padre.

Pero sus abogados sorprendieron a todos: ellos aseguran que durante años El Vicentillo trabajó de manera encubierta como espía de la DEA, al intercambiar información sobre sus rivales a cambio de operar su negocio libremente.

Aunque las autoridades estadounidenses han reconocido que Zambada se reunió con agentes federales, desde hace mucho tiempo se ha negado cualquier acuerdo de intercambio.

Zambada Niebla se declaró culpable de los cargos de tráfico de drogas en un proceso secreto en Chicago en 2013.

En su testimonio contó como planeó liberar de la cárcel a un hermano de Guzmán con un helicóptero, quien fue asesinado antes de que el escape pudiera intentarse.

También testificó que en 2007 se reunió con “políticos de alto nivel” y representantes de Petróleos Mexicanos (Pemex), para discutir una estrategia para enviar 100 toneladas de cocaína en un buque de la paraestatal.

Una de las primeras preguntas que la fiscalía le hizo fue: “¿A qué se dedica tu padre?”.

“Mi padre es el líder del Cártel de Sinaloa”, respondió El Vicentillo.

Con información de The New York Times

Etiquetas
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar