Archivo

A regulación tecnología financiera

PACHUCA, Hgo., 12/marzo/2018.- El pasado 8 de marzo, el presidente Enrique Peña Nieto promulgó la Ley para las Instituciones de Tecnología Financiera, mejor conocida como Ley Fintech (Finance Technology).

Las Fintech están dedicadas , entre otras cosas, a realizar préstamos, con recursos que obtienen de otras personas dispuestas a prestar su dinero por un rendimiento.

La nueva medida es el mecanismo con el que se regula desde ya a las empresas que ofrecen productos y servicios financieros a través de tecnologías de la información y comunicación, como páginas de internet, redes sociales y aplicaciones para celulares, de acuerdo a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Las instituciones reguladas son las instituciones Fondos de Pago Electrónico (IFPE), de Pagos Electrónicos (e-money), monederos en línea en los cuales se puede depositar dinero en efectivo o con tarjeta, y puede ser utilizado para realizar compras de bienes y servicios en línea o transferir dinero electrónicamente.

Además Instituciones Financiamiento Colectivo (IFC) o Financiamiento Colectivo (Crowdfunding), que son páginas de Internet que ofrecen una cartera de proyectos para que ahorradores presten o inviertan sin intermediarios, a cambio de intereses si es préstamo o utilidad si es capital.

Asimismo los Activos Virtuales, como las cryptomonedas o bitcoins, que son una representación de valor registrada electrónicamente y utilizada como medio de pago, que son emitidas por desarrolladores privados y sin respaldo de banco central o gobierno.

En su página, la Condusef explica que este tipo de compañías prometen que sus servicios sean menos costosos y más eficientes que los que ofrece la banca tradicional.

Estas entidades resultan atractivas principalmente para personas jóvenes, ya que la mayoría de ellas están vinculadas a tecnologías relacionadas con dispositivos móviles, y generalmente, no hay necesidad de ir a una sucursal para llevar a cabo algún trámite; por lo que son innovadoras y flexibles al público.

Fuente. Condusef

De acuerdo con información de Notimex, en el país hay 238 empresas Fintech, de las cuales 76 son de financiamiento colectivo, 48 de pagos electrónicos, 56 de asesoría financiera, cinco de activos virtuales y 53 de otro tipo de servicios.

La antigüedad de estas empresas en el 69 por ciento es menor de tres años, el 13 por ciento de cuatro años y el 18 por ciento de cinco años o más.

Sin embargo, aunque ofrecen diferentes y atractivos productos, que van desde el pago y remesas, préstamos, gestión de finanzas empresariales y personales, incluso financiamiento de proyectos, conocido como crowfunding, hasta seguros, los usuarios también están más expuestos a fraudes, incluso arriesgan el dinero de prestamistas, quienes muchas veces quedan en indefensión por falta de pagos de los deudores.

Las Fintech se dedican a realizar préstamos, con recursos que obtienen de otras personas dispuestas a prestar su dinero por un rendimiento, por lo que es una forma rápida de obtener financiamiento. Considera que la persona que presta el dinero, lo hace bajo el riesgo de que no le paguen.

Desarrollo y mayor seguridad

Uno de los grandes retos de esta regulación es disminuir riesgos principalmente para los usuarios, prestamistas y a las propias empresas, sobre todo brindar de un marco regulatorio que proteja de malas prácticas y promueva la innovación.

En una entrevista que publica Deloitte con Jorge Schaar, líder de Servicios de Capital Advisory, advierte que el desarrollo de este nueva legislación, que fue iniciativa de la Comisión Nacional Bancaria de Valores (CNBV), la SHCP y el Banco de México, tendrá que tener traje a la medida de México, pues si bien se tomaron algunos ejemplos de países donde ya se cuenta con una mecanismo, las diferencias son importantes.

Si bien los modelos internacionales han servido para dar una noción sobre la dirección que esta nueva legislación debe tomar, no existe una serie de normas que México pueda aplicar de manera íntegra, pues lo que nuestro país necesita es, en realidad, una ‘Ley Fintech’ hecha a la medida.

Jorge Schaar
Líder de Servicios de Capital Advisory
Fuente. Deloitte

Startuperos inconformes

Jorge Schaar opina que uno de los frentes que deberá atender esta Ley es el impacto en las starups financieras, y de hecho son las que más existen en este modelo de negocios, pues debido a su capital en desarrollo, podrían verse limitados.

“Pues significaría para ellos invertir un monto mucho mayor al que tienen la capacidad de hacer.”

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Close