Archivo

78% de contratos públicos de EPN son adjudicados

La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) ya investiga la adjudicación directa de diversos contratos públicos de la actual administración del presidente Enrique Peña Nieto, ya que a través del informe Agenda de Competencia para un Ejercicio Íntegro de las Contrataciones Públicas reveló que:

78% de los casos se otorgaron por asignación

12% por licitación

10% por medio de invitación

Tan sólo en 2017, 228 mil contratos públicos, con un monto de 585 mil millones de pesos, fueron parte de este mecanismo. Así como, el 80% de los contratos se otorgaron a sólo 1.9% de los proveedores que participaron.

Ocho de cada 10 contratos que ha otorgado el actual gobierno fueron mediante adjudicación directa.

Este enorme monto de recursos involucrados en las contrataciones de gobierno es un incentivo para que el diseño de las licitaciones o mecanismos de adquisición sean susceptibles a la simulación de competencia o a la presencia de actos de corrupción entre funcionarios públicos y proveedores”.

Cofece

¿Cómo se dividió el pastel?

35 mil 739 contratos superiores a un millón de pesos, que sumaron 553 mmdp

11 mil 882 contratos por adjudicación directa, con un monto de 179.4 mmdp

10 mil 292 contratos otorgados por invitación, por un total de 53.3 mmdp

157 mil contratos de asignación directa fueron por montos menores a 500 mil
pesos

20 mil contratos también asignados fueron por inversiones menores a los cien mil
pesos

La Cofece detalló que en las compras de menor monto cobra relevancia el costo administrativo de realizar procesos de licitación, ya que este podría representar un alto porcentaje del dinero que se erogará con la compra.

Riesgos

Para la Cofece, la falta de competencia en los procedimientos de contratación pública está asociada con la utilización ineficiente de los recursos públicos y podría resultar:

En la adquisición de productos o servicios más costosos de lo que podrían conseguirse
con competencia

Con especificaciones técnicas superfluas o excesivas

En el extremo contrario, de calidad menor a la requerida, con defectos ocultos o
inservibles

El documento indicó que las ineficiencias derivadas de la falta de competencia en la contratación pública pueden darse por:

– Usar métodos de excepción a la licitación mediante justificaciones ambiguas o subjetivas

– Restringir la participación por medio de requisitos innecesarios

– Otorgar ventajas a determinados agentes con ciertas especificaciones técnicas u otros
criterios

– Disminuir los incentivos para la presentación de posturas agresivas

– Facilitar la coordinación de posturas de los licitantes

¿Quiénes están en la mira?

La Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público (LAASSP) y la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas (LOPSRM) establecen que las entidades gubernamentales que convoquen a licitación no deben aceptar propuestas de empresas donde dos o más personas que se encuentren vinculadas entre sí por algún socio o asociado común. No obstante, mientras no exista un socio o asociado común, no está prohibido que dos o más licitantes.

Por ello, la Cofece investiga el caso de guantes de polietileno, donde las únicas dos empresas que participaron directamente en las licitaciones de 2012, 2013, y 2014 formaban parte del mismo GIE. La mayoría de las acciones o partes sociales de las mismas eran ostentadas por accionistas que tenían una relación de parentesco consanguíneo en línea directa.

Esta relación de parentesco y accionaria implicaba que las empresas investigadas no desempeñan su actividad económica de forma independiente; sin embargo, tomando en cuenta la definición de GIE, no se consideraron como competidores entre sí sino como parte del mismo grupo, por lo que se cerró el caso.

Otra caso, fue en los condones y sondas. La investigación se encontró que dos empresas integrantes del mismo GIE compartían información para participar por separado, aunque de manera coordinada, en los concursos. Con ello, la convocante consideraba la existencia de dos fabricantes nacionales y realizaba una licitación de carácter nacional, evitando la concurrencia de participantes extranjeros.

En el caso de monitoreo de medios, por ejemplo, la investigación de la Cofece reveló que dos de las empresas que participaban en los procesos de invitación a cuando menos tres formaban parte de un mismo GIE.

Lo anterior debido a que, pese a que tienen domicilios independientes, comparten plantilla laboral y las áreas contables y de ventas. Además, la presidenta y administradora de una de las empresas tomaba decisiones que también aplicaban para la otra empresa, y tenía facultades para nombrar al director general, gerente y otros empleados, así como otorgar y revocar poderes de la otra empresa, aun cuando no poseía acciones de esta.

Conoce el informe completo:

-Con información de Sin Embargo-

kop

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close