ESPECIAL
¿Trabajas de 9 a 9? Así te afecta
Horarios o jornadas antinaturales exponen al cuerpo a múltiples enfermedades, no sólo trastornos del sueño
CDMX, 13/mayo/2018.- Si tus jornadas laborales son demasiado extensas o el turno en el que trabajas implica horarios nocturnos o de madrugada, tu salud podría ser un desastre.

Una mujer de 24 años, cada dos semanas durante siete días, cumple un turno de nueve de la noche a las seis de la mañana en su empresa. Este ritmo ha tenido consecuencias en su salud:

“Durante el turno como mucho para no quedarme dormida, pero eso me ha causado desorden alimenticio, ya me diagnosticaron gastritis. Cuando llego a mi casa en la mañana caigo a dormir como piedra, pero al despertar y durante el resto del día siento mucho sueño, quedo con un cansancio extremo. Y, aparte de eso, me he vuelto irritable”.



Las empresas y los sistemas productivos no descansan. Pueden funcionar los 365 días al año, durante las 24 horas del día. Pero las personas sí deben hacerlo, o al menos tener claras las consecuencias en su salud. Es la principal conclusión de un nuevo estudio de revisión publicado en enero pasado en International Journal of Genomics.

La investigación, elaborada a partir de otros análisis, puntualiza que realizar actividades en horarios o jornadas antinaturales o producto de cambios radicales en cortos periodos de tiempo puede exponer el cuerpo a múltiples enfermedades, que van más allá de los trastornos del sueño —como suele limitarse— y llegan a cáncer y graves problemas psiquiátricos y metabólicos.



Hay otras investigaciones que comprueban que hay personas adaptadas mejor a trabajar por la noche, sin embargo el estudio señala puntualmente las consecuencias de alterar los ritmos circadianos, que son los relojes internos del cuerpo.

Controlan los ciclos de vigilia y sueño diarios y regulan los procesos fisiológicos, incluyendo la secreción hormonal, la temperatura corporal, el comportamiento alimentario, el crecimiento de las células y otras funciones del metabolismo.

El trabajo constante por turnos en horarios nocturnos, por ejemplo, suprime los niveles de los genes de ese reloj central y, entre otras consecuencias, afecta los receptores de melatonina, la hormona que da inicio al sueño, explica el estudio.



“La alteración en los genes que controlan el reloj afecta aún más a los genes relacionados con trastornos como el de depresión mayor, bipolaridad, retraso de talla y síndromes de sueño, además de los cánceres de mama y de colon”, menciona la investigación.

La aparición de problemas oncológicos está directamente relacionada con la exposición a la luz de forma irregular, que promueve las interrupciones del sueño y los malos hábitos alimenticios. Y a su vez, esta rutina afecta el metabolismo y causa trastornos como la obesidad.

Consecuencias y retos


Antes del estudio ya conocían esas consecuencias, explica Franklin Escobar, psiquiatra, especialista en medicina del sueño y director científico de la Fundación Sueño Vigilia Colombiana. Pero lo novedoso del trabajo fue el rastreo de las afectaciones genéticas causadas por las jornadas laborales y su impacto en conjunto como factor de riesgo de males mayores.

“Cuando trabajan por turnos nocturnos o durante extensas jornadas ponen a prueba todos los mecanismos de adaptación que el ser humano ha desarrollado a lo largo de su historia. Por eso, muchas personas no se adaptan a esas rutinas y terminan con enfermedades psiquiátricas, neurológicas, pulmonares, gastrointestinales y graves trastornos del sueño”, apunta.

Escobar señala que el problema no queda sólo ahí, pues, tal como han revelado otras investigaciones, las personas que salen de trabajar en la mañana o en altas horas de la madrugada tienen tasas más altas de accidentalidad vial, por ejemplo.

No es una responsabilidad exclusiva del trabajador, las dinámicas de producción de las empresas deben organizarse teniendo en cuenta conceptos científicos como estos.

Recomendaciones

• Lo ideal es que una persona no tenga turnos rotativos o extensos, pero si no hay de otra debe procurar:
• Que la rotación de los turnos sea en el sentido del reloj. Es decir, que una semana entre a las 6 de la mañana y la siguiente a las 12 del día, por ejemplo.
• Que las rotaciones sean cortas y no de meses en cada turno.
• Que las jornadas no sean mayores de ocho horas. E incluso menores cuando hay altas cargas de estrés. Si termina su jornada en la mañana y debe ir a su casa, salga de la empresa o lugar de trabajo con gafas oscuras.


-Con información de GDA-

shh




COMENTA



Gasolina sube y Pemex cae con Peña
Futbolista islandés desata furor en redes
#LaManadaAndaSuelta, pagan fianza y salen libres
Volaris ofrece vuelos para reunir a familias separ...
18 candidatos han sido asesinados en campañ...
Padres pegan el grito por homosexualidad y masturb...
PGR rechaza ordenamientos en caso Ayotzinapa
México bate otra vez su récord de vi...
Subrayado.mx - Derechos Reservados © 2018
Hidalgo  |  CDMX  |  Estado de México  |  Puebla  |  MORELOS  |  Todos los Estados