Enfermarse en México: ¿un lujo?
El sistema de salud público ha sido objeto de críticas y quejas de los derechohabientes
PACHUCA, Hidalgo, 28/abril/2018.- Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), la salud es un derecho humano. En este sentido, el Estado debe ser garante de proporcionar recursos para que la población tenga acceso a este tipo de servicios. Sin embargo, el sistema público ha sido objeto de críticas y quejas de los derechohabientes.

En año electoral, en medio de campañas y promesas, la inflación se perfila en 5% (Banco de México). Esto implica que, por ejemplo, la medicina que requiere Víctor, sobreviviente de cáncer, para su control, subió 20 pesos en los últimos cuatro meses; o que, debido a los recortes de presupuesto público destinado al sector, la cobertura que recibía Yaneth Vazquez en el DIF de Pachuca para atender a su hijo, ya no incluye los medicamentos y las consultas.

La madre, que viaja desde Tepeji del Río, expresa que debe comprar un medicamento de mil 500 pesos que dura 30 días de tratamiento y que “o le alcanza para cubrir el pasaje o para el pago de la cita médica”. Una paradoja que plantearon varios ciudadanos consultados que deben viajar desde comunidades para recibir tratamiento para enfermedades crónicas como la diabetes.

CASOS AISLADOS O ESTADÍSTICA

La historia de Víctor o de Yaneth podrían ser crónicas de casos individuales. De acuerdo con una encuesta que publicó Forbes, 47% de los mexicanos aprueban el sistema de salud pública.

Sin embargo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), México invirtió en 2015 5.9% de su Producto Interno Bruto (PIB) en Salud, cifra que está por debajo del promedio del gasto que hacen otros países latinoamericanos en este rubro y que representa un recorte con respecto a 2009.¿Cómo se podría traducir esto?

Menos insumos en los hospitales, no contratación de personal en instituciones públicas, falta de infraestructura hospitalaria y salarios subpagados, así lo reseña una enfermera del Hospital General de la capital hidalguense, que prefiere mantenerse en el anonimato.

Señala que, debido a las limitaciones, el recurso humano es insuficiente y las salas de urgencia se saturan; asimismo, esto afecta la calidad del servicio y propicia las negligencias. Su testimonio coincide con la percepción de los usuarios que asisten al Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS), Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y/o el Seguro Popular.

“El servicio es deficiente pero es gratis, muchos no tienen la opción”, comenta Víctor que tiene una quemadura de segundo grado que cruza su espalda debido a un descuido cuando le cauterizaban la herida de una operación, procedimiento en el que le extirparon un tumor maligno en su cuello. Tardó dos años en sanar su herida y quedará con la cicatriz de por vida, pero no denunció porque “estamos en México” y no se atreve a buscar problemas con el Hospital de Cancerología.

Éste y muchos otros incidentes, el sondeo de usuarios y las quejas de personal de centros de salud con respecto a sus condiciones laborales, cuestionan los veredictos favorecedores.

Según la Comisión Nacional de Arbitraje en México el 80% de las negligencias médicas no son denunciadas; no obstante, sólo de 2010 a 2017 recibieron 14 mil 586 quejas y sólo 4% de ellas terminaron en indemnización para los pacientes o familiares.

En el país con más desigualdad de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) : ¿Está la brecha de la salud saldada?

Los más vulnerables a condiciones precarias de salud son las personas con limitaciones económicas, y a la vez, son los que más problemas tienen para acceder a los servicios, cada vez menos subsidiados.

Por otra parte, en los últimos ocho años 3.9 millones de mexicanos pasaron a las filas de la pobreza. Para 2016, estadísticas oficiales contaban 53 millones de pobres en territorio nacional.

Si se estima que una familia con un integrante enfermo puede gastar entre el 30% a 50% de sus ingresos para solventar la situación ¿Quiénes pueden costear su salud? ¿En dónde se invierte el gasto nacional que no se otorga a Salud? ¿Es un lujo enfermarse en México?




Ida Vanesa Medina
Reportero

Susana Hernández
Editor



COMENTA



Huejutla bajo el agua

Nestora Salgado reta a Meade a demostrar secuestro
Aquí las fotos oficiales de la boda real
Cae homicida de pequeño de 2 años
Shakira abre nueva fecha en el Azteca
Grupo de Lima desconoce resultados de elección en...
Queman camiones durante protesta en Edomex
Sabotaje a tren en Orizaba paraliza la industria
Subrayado.mx - Derechos Reservados © 2018
Hidalgo  |  CDMX  |  Estado de México  |  Puebla  |  MORELOS  |  Todos los Estados