El tratamiento médico efectivo y de calidad sólo está reservado para las clases pudientes y élites | EXPANSIÓN
Para millones de mexicanos es un lujo enfermar
A pesar de ser un problema de vida o muerte, la salud no ha sido una prioridad en la precampaña de los candidatos presidenciales
CDMX, 05/febrero/2018.- Para millones de mexicanos es un lujo enfermar, el tratamiento médico efectivo y de calidad sólo está reservado para las clases pudientes y élites, pese a que el derecho a la salud está consagrado en el Artículo IV de la Constitución.

Un especialista del centro médico ABC dijo al diario español El País que apenas un 7 por ciento de la población recibe atención médica digna.

“En el sector público existe falta de atención debido a la escasez de personal, carencia de recursos, tanto diagnósticos como terapéuticos, y sobrecarga de trabajo”, sostuvo Jimena Ramírez de Aguilar, médico internista que compagina la sanidad pública con la práctica privada en ese hospital.

No todo es negativo, el acceso a los antirretrovirales para tratar la infección por VIH-Sida es gratuito en todo el país, mientras que la atención parece ir generalizándose, sin embargo intervienen factores culturales y el hecho que en muchas zonas no hay médicos suficientes.

La ginecóloga Liliana Oropeza calificaría con 7 dicha atención, ya que señaló a El País que en ninguna entidad hay cobertura universal de los servicios de salud obstétrica y ginecológica.

“A escala nacional el 96 por ciento de las mujeres son atendidas por profesionales durante el parto, sin embargo, en lugares como Chiapas, Oaxaca y Guerrero solo el 75-80 por ciento tienen esta oportunidad”, dijo la especialista.

La distribución y uso de anticonceptivos es otra arista pendiente. Sonora y Chihuahua tienen una prevalencia semejante a las de Europa, en contraste, Chiapas y Oaxaca presentan mayor desigualdad.

Otro problema lo enfrentan las mujeres sin recursos que padecen cáncer, señaló Robin Shaw, oncóloga ginecológica del Instituto Nacional de Cancerología, un organismo público: “Muchas tienen que dejar de trabajar, pierden el cabello o pierden interés en el sexo o sufren algún tipo de mutilación y entonces las abandonan. Es la cultura del macho mexicano”.
Sobre el papel, el 100% de los mexicanos tienen algún tipo de cobertura sanitaria.

El gobierno de Enrique Peña Nieto, señaló que en 2016 el Seguro Popular cubrió a 53,3 millones de personas, sistema que atiende a la población de bajos recursos, pero que no es totalmente gratuito, pues el paciente debe pagar una cuota anual y parte de las intervenciones y medicamentos.

Mientras que en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)) y el ISSSTE, para los funcionarios y sus familias se atendieron a 78 millones.

Más el millón inscrito en las Fuerzas Armadas y en Pemex. Los números no cuadran porque la cifra supera a la de población, que estiman en 123 millones.

El hecho se explica con la duplicidad de los registros en uno o varios seguros, mientras que otros no saben a qué tienen derecho y no se registran.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) maneja que 100 millones de mexicanos en 2015 y en su Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del tercer trimestre de 2017 señala que unos 32,6 millones de trabajadores no tienen acceso a los servicios de salud.

Lo que representa que dos de cada tres personas con actividad productiva carecen de esta prestación. Algo nada extraño en un México con más del 50 por ciento de su fuerza laboral empleada en la economía informal.

México, segunda economía de América Latina, ocupa uno de los últimos puestos de la OCDE en gasto en salud (solo el 2,7% del PIB, frente a una media del 6,6%) y tiene una esperanza de vida de 74 años, una de las más bajas, frente a los 84 de los españoles o japoneses; ostenta el segundo puesto en obesidad (el 33% de los adultos, solo por detrás de EE UU), tiene solo 2,4 médicos por cada 1.000 habitantes frente a la media de 3,4 de la OCDE y la diabetes es ya casi una epidemia nacional.

A pesar de ser un problema de vida o muerte, la salud no ha sido una prioridad en la precampaña de los candidatos presidenciales para los comicios del próximo 1 de julio.

Con información de El País






COMENTA

Subrayado.mx - Derechos Reservados © 2017
Hidalgo  |  CDMX  |  Estado de México  |  Puebla  |  Todos los Estados